La competencia y los enemigos

El creyente y Arcadia son dos de las mejores películas de la 1ª década de este milenio. Eso es lo único que tienen en común. En cierto sentido son, de hecho, opuestas.

El creyente nos muestra la división interna de un judío que, para soportar la humillación (y la falta de sentido común) de su pueblo, se vuelve contra ellos (y, en definitiva, contra sí mismo) despreciándoles por su cobarde pasividad, en el mejor de los casos, o incluso (en el peor de los casos) su rastrero y aún más cobarde colaboracionismo, sin el cuál el Holocausto no hubiese tenido ni remotamente las proporciones que alcanzó. Por eso, el protagonista tiene claro que has de matar a tu enemigo, aunque te cueste la vida, porque sobrevivir no siempre es lo mejor. El mayor problema lo encuentra al identificarse a sí mismo como su propio enemigo.

Por contra, Arcadia ilustra la muy actual desventura y consiguiente aventura de un hombre también muy de nuestros tiempos, un tipo aburguesado, respetable, centrado en la valoración externa y permanentemente insatisfecho, que decide que no le conviene matar a su enemigo, sino que es más provechoso matar a la competencia.

En España hay en estos tiempos mucha gente rayando ya en la desesperación, algunos de ellos habiendo sido cómplices en la causa de su propia situación (como algunos valencianos que votaron al PP en las últimas elecciones y ahora se arrepienten, los pobres). Pero, ¿qué harán? ¿Enfrentarse a sus enemigos? ¿O a su competencia? ¿La tomarán contra el inmigrante que trabaja a destajo por poco sueldo, o contra el cabrón que le contrata (si es que hay contrato) en esas condiciones? ¿Contra los jefes que piden pequeños esfuerzos extra o contra los compañeros que piden unión y dicen que no se puede transigir más? Me figuro que la mayoría de los desesperados optarán por hacer cualquier cosa, aunque sea inmoral e incluso ilegal, por sobrevivir. Dirán que lo hacen por sus familias. Les darán un buen ejemplo a sus hijos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artes, Política y filosofía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s