Una visión de Europa

Mañana se celebra el Festival de Eurovisión. A mí me parece un pestiño de cuidado. Por lo visto, hay mucha gente que dice eso y que luego lo ve, no sé si a escondidas. Es parecido, pero a la inversa, a lo de los documentales de La 2. No sé por qué habría uno de mentir acerca de estas cosas.

Para mí, lo peor de Eurovisión es lo que representa: la gran ocasión perdida de mostrar y celebrar nuestro bagaje cultural y cómo lo sustituimos por mal gusto y estandarización. En lugar de aprovechar lo bueno de nuestra historia y nuestras diferencias, aprovechamos lo malo, votando por simpatías y antipatías nacionalistas, y todo en torno a una música homogeneizada, pasteurizada, aséptica, insípida y banalísima.

Todos hemos oído repetidamente eso de que tenemos que ser competitivos, y que las medidas que está tomando el gobierno van encaminadas justamente a eso. El mayor problema de ese planteamiento es que no se puede competir a precio con los esclavos, y la solución es que nos convirtamos en esclavos nosotros también.

Algunos creen que convergeremos, en cuanto a nivel de vida, los primer-mundistas con los chinos y los indios, pero eso no va a pasar: China es el mayor inversor en África hoy día. En un periquete los propios chinos empezarán a deslocalizar fábricas. Esto, que ya es una merienda de negros, lo será mucho más literalmente.

Cuando EUA y Europa tuvieron ocasión de poner freno a la situación y ahogar comercialmente a China, forzando la mejora en derechos humano, no se hizo. Sencillamente, por motivos comerciales. Y porque los ciudadanos no se lo exigimos a nuestros “representantes” (menuda falacia: son nuestros gobernantes); eso no era una prioridad para nosotros. Preferíamos comprar barato para alimentar la ilusión de ser ricos.

Alemania produce ideas, diseños, ingeniería, y sus multinacionales encargan la fabricación a quien les da la gana, que pa’ eso estamos en un mercado libre. En eso, Alemania no es la única, pero es el ejemplo porque gobierna Europa en lo que tiene visos de ser el € Reich. Nosotros no podemos hacer eso porque hace tiempo que dijimos “que inventen ellos”, y lo mejor que hemos sabido hacer desde entonces ha sido construir edificios de medio pelo para los próximos 50 años. Pero eso es el origen de la crisis, no lo que la alimenta. Y de eso ya habló muy bien Aleix Saló en Españistán.

Alemania no me parece el modelo a seguir. Suecia sí. Se convirtió en uno de los países más ricos del mundo a base de inventar (las patentes internacionales fueron uno de los principales activos suecos en el s.XX), a una minería planteada con carácter socialista (forjando el llamado “Espíritu de Kiruna”), a la redistribución igualitaria de rentas, la innovación, etc. Es un país que no se ha hecho rico explotando esclavos ni estrujando colonias. Y, ojo al dato: practicando proteccionismo, puesto que un proletariado con sus privilegios no podría competir con el resto del mundo.

Pero Suecia ya no puede practicar ese proteccionismo, gracias a la unión europea. Hoy día, señores y señoras, el proteccionismo se considera ilegal. Esta mañana, sin ir más lejos, le han tirado de las orejas a Argentina, pero no por la expropiación de YPF, sino por poner trabas arancelarias a los productos europeos.

Así que, mientras no cambiemos el sistema de gobierno de esta Unión Europea (que nunca debió dejar de llamarse Comunidad Económica Europea), la única alternativa es devaluarnos como ciudadanos. Bueno, pues hete aquí que el PP ha tomado bizarramente las riendas de esa devaluación, que transformará el desfasado modelo social europeo de bienestar hacia un modelo más asiático, de precariedad y esclavismo. Los beneficios serán para los líderes, gestores y/o capataces de esa masa obrera. Por eso, los votantes de los partidos que nos encaminan a eso se dividen entre los cínicos que saben que estarán entre los que queden en primera clase, y los demás, que deberían evaluar su posición por si mismos.

Entre lo poco que sé de economía está el hecho de que la inyección sin control de dinero por parte de un país (uno con moneda propia) es una estupidez, porque produciría devaluación e inflación. Cosas de las metáforas: ya es hora de darse cuenta de que pasa lo mismo con la vida humana. No hay mejores ejemplos que China e India. El crecimiento demográfico excesivo reduce el valor de nuestras vidas, y lo que cabe hacer cuando tus gobernantes son tus amos es dejar de proporcionarles esclavos.

No es el capitalismo lo que hay que refundar, como tantas veces se ha dicho, sino la Unión Europea y su constitución. Y hay que redefinir el comunismo, porque la competición nos conduce a la debacle. La colaboración es la alternativa que necesitamos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y filosofía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s