Empanada de tópicos (1): con Franco no había paro y el suicidio es una costumbre sueca

Ya en tiempos de la II República española dijo Azaña que los periodistas piensan en términos de tópicos (lo dijo de una manera más pintoresca que ahora no consigo encontrar ni reproducir). Lo cierto es que muchos periodistas habitualmente tienden a simplificar, dada la mezcla de complejidad y, sobre todo, urgencia y transitoriedad de los temas que tratan.  Entonces, si se admite que hoy, más aún que en tiempos de Azaña, nuestra opinión se conforma según lo que leemos u oímos a los periodistas (porque estamos más conectados a los medios y menos a lo que era el tejido comunitario), se entiende que tengamos una empanada mental de tópicos bastante densa.

Como sucede que a veces me doy cuenta de que lo que estoy leyendo, oyendo o pensando yo mismo parece un tópico, voy a ir contando en varios artículos lo que se me ocurre sobre esos tópicos que creo encontrar.

Empiezo con cosas muy tontas, para ir calentando, como que la mahonesa se corta si la hace una mujer que tiene la regla, que los niños vienen de París, o que con Franco no había paro. Son todos falsos, que conste, y no tengo muy claro cuál es más tonto, pero sospecho que el que tiene más prevalencia a estas alturas de película es el último.

Como es una cosa muy tonta, no se me había ocurrido hablar de ello; supongo que sólo los franquistas (aún) convencidos siguen creyéndolo, y esos son prácticamente inasequibles al razonamiento y al cambio de opinión.  Pero me encontré con un artículo en eldiario.es que explica las falacias estadísticas detrás de esa creencia, que se pueden resumir en 3 puntos:

  • emigración
  • incorporación de las mujeres al trabajo remunerado
  • cambio de la estructura productiva del país: menos agricultura y más industria y servicios, requiriendo proporcionalmente menos mano de obra

Vamos, lo que era evidente.

Por cierto, ya que estamos con malabares e ilusionismo estadístico: Suecia fue el primer país que tuvo una estadística fiable de suicidios.  Pero, en lugar de aplaudirles por hacer el esfuerzo de mantener estadísticas fiables y por enfrentarse a sabes, la mayoría de la gente, con los periodistas en vanguardia, cogieron otra vez el rábano por las hojas (ni que yo supiera por dónde se cogen los rábanos) y les colgaron a los suecos el sambenito de suicidas compulsivos.

Es falso: Suecia no tiene una tasa de suicidios sobresaliente, ni mucho menos.  Según los datos de 2011 de la OMS, Suecia está en torno al puesto 45 (hay factores interpretables, como la posición de países que no facilitan datos; según la Wikipedia, puesto 44, pero según worldlifeexpectancy.com, puesto 47).

Como he dicho, sólo ha sido un calentamiento. Los próximos tópicos serán de más enjundia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y filosofía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s